09 febrero 2007

Violencia machista y tratamiento informativo

En la revista Dones * (sep. 2006) Pilar López Díez, doctora en Ciencias de la Información, y especialista en políticas de género y medios de comunicación, demanda un cambio en el tratamiento informativo del asesinato de mujeres

“Los asesinos no son culpables de la violencia contra las mujeres, sino la entelequia “violencia doméstica” que desenfoca y no señala con el dedo al hombre que mata: “Un nuevo caso de violencia doméstica”; las mujeres “mueren”, no son “asesinadas”; quien realiza un delito es un delincuente, pero nunca encontraremos esta palabra en una información sobre violencia masculina. Se evita la palabra “asesino” para utilizar a menudo “hombre”; “Una mujer muere víctima de la violencia doméstica; posteriormente el hombre intentó suicidarse”. Y en contra de la ética periodística, se identifica en muchas más ocasiones a la víctima que al asesino”.

“Los asesinos no pueden detectar, y por tanto sentir, el menosprecio de sus iguales, que podría hacerlos reflexionar sobre su comportamiento delictivo. Una mujer apuñalada por su exmarido decía que su marido nunca la habría maltratado si le hubiese considerado una igual. Si una característica común tienen los hombres maltratadores es que no respetan lo femenino, porque no consideran a las mujeres como sus iguales. Este tipo de hombres, que consideran la virilidad como dominadora y controladora de las mujeres, sólo respeta a sus iguales, los hombres”, por lo que llama a estos “a involucrarse activamente y tomar posiciones claras y continuadas” que sean recogidas y destacadas en los medios de comunicación.
* Dones significa mujeres en catalán. Esta revista está editada por la Asociación de Mujeres Periodistas. Estos dos fragmentos pertenecen a un artículo suyo y están traducidos del catalán.

Saber más:

  •  "Barcelona: Otra Mujer Acusada de Adulterio". Revista Blanco y Negro, 1976
  •  Hay dos millones de mujeres maltratadas en España según datos del Gobierno. Sesenta y ocho asesinadas en 2006. Según informaba hace unos meses El País, 175.000 personas (179.123 hombres y 19.432 mujeres) figuran en el registro de maltratadores de España, fichados en los dos últimos años, tiempo en el que se han tramitado 90.000 órdenes de protección, 70.000 condenas y 35.000 órdenes de alejamiento. Cuando pregunta el CIS, la inmigración es el primer problema para los españoles, con el 25,5% de las respuestas. La violencia contra la mujer recibe sólo el 0,5% de las menciones. Tremendo. 
  • "Los últimos coletazos del patriarcado masculino nos están costando en España una mujer por semana" Carmen Sarmiento, periodista, en Diario de Noticias (2-3-05)
       

    La violencia machista en el franquismo. Ironizada, publicitada y hasta legitimada. Dos ejemplos
    • En una viñeta gráfica publicada en los años setenta un hombre le dice a otro:

    - Caballero, ¿no le da vergüenza pegar a una señorita?
    Y el violento le contesta:
    - Es mi esposa.A lo que el otro replica:
    - ¡Ah! Perdone.

    • Más inquietante y descorazonador aún resulta este anuncio histórico de coñac:



06 febrero 2007

"Nazi"

Crispación radiofónica: algunos desprecios faltan doblemente al respeto


Viñeta de El Roto en El País (6-2-07)
Hace unos días escuché en una emisora calificar de nazi a un partido democrático, categorizando, se deduce, a sus miles de votantes y simpatizantes de pronazis.
Una ofensa tan extrema e hiriente, tan contaminante, extiende su desprecio a toda persona que no la comparta, y devalúa e instrumentaliza lo que sucedió con el nazismo. Sus víctimas, quienes conocen de primera mano lo que significa esta palabra, merecen seguramente un poco más de decoro a la hora de elegir el lenguaje.
Lamentable, rotundamente lamentable.


Saber más:

  • En realidad, esta comparación viene de antiguo. En el antiguo diario El Pensamiento Navarro, cuyo lema era "Dios-Patria-Rey", se podía leer en julio de 1977 (reproducido en Fuerza Nueva, 27-8-77):
"Hay que decirlo con toda claridad: hoy Navarra está sometida a la intensa presión de un panvasquismo similar al pangermanismo de Hitler".



  • Otro apunte excluyente de un columnista, realizado en 2005: "no soy nacionalista porque soy demócrata; los nacionalistas no son demócratas".