31 agosto 2015

5 notas más de la precampaña catalana


  • PSC: "Ser catalán significa trabajar duro y tener las ideas claras" (folleto bilingüe del PSC para las autonómicas de 2010).

(Felipe González) “ens estima" (Miquel Iceta, 2015).

Dos frases y un lustro, retrato del declive del PSC.


  • UNIÓ: tiene un papelón para tratar de repescar a gente que piense que tardó mucho en romper o que abandonó en el peor momento, el de la verdad.
  • PP: La comparación entre Josep Piqué y García Albiol se percibe imaginando a este último portavoz del Gobierno de España o ministro de Exteriores.
  • JUNTS PEL SÍ: Si el proceso soberanista catalán debe mucho al PP, este procés tiene una debilidad evidente: la hipótesis de que el PP salga de la Moncloa.
  • PP/PSOE: El 27-S es también un plebiscito sobre el inmovilismo de Rajoy y sobre la inconcreción de Sánchez.

10 agosto 2015

Javier Pagola, periodista: "Hay que reconocer que la derecha es hábil en el trucar el lenguaje".

Palabras de este periodista navarro en la presentación de La chistera azul. "Este libro, fruto de mucha atención a la realidad, de escritura reflexiva y de diversa y curiosa lectura, es muestra clara de que `por la boca muere el pez´", afirmó

Desde  que comenzó,  hace algo más de 30 años, este largo ciclo de hegemonía conservadora, nos envuelve el lenguaje del management, literalmente el “lenguaje del manejo”; es decir, ese lenguaje de gestión, organización y control que usan las empresas, los financieros, y los grupos políticos que dominan la escena mundial.

Nuestro colega, Josep Ramoneda, brillante analista político, dice que "romper el control del lenguaje forma parte de la lucha por la dignidad. Porque, la disputa por la hegemonía social es una luchja por el control del lenguaje. Quien consigue determinar el sentido que la ciudadanía da a las palabras, se asegura el dominio de la sociedad". Y como resumió Witgenstein, "el significado de una palabra está (precisamente) en el último uso que se hace de ella".

Hay que reconocer que la derecha es hábil en el trucar el el lenguaje.

Las palabras que forman una frase pueden violentarse y retorcerse como hacen los prestidigitadores y los ilusionistas (...) 

El útil y divertido ejercicio que ha hecho Jesús Barcos desvela el lenguaje de las derechas en plural. La derecha ultra, esa que dejó de votar a Rajoy en mayo porque dice que le ha engañado, que no ha cumplido lo que prometió, que es un blando o más sencillamente que no tiene huevos: a ella le van muy bien esas palabras, extremas también: fuerza, orden, patria, unidad, claridad, valentía. A otra derecha, la que está en el poder y en las direcciones de empresas, le seducen palabras como moderación, realismo, normalidad, honorabilidad, flexibilidad.  A esa  mayoría  de votantes vergonzantes de derecha que tiene un buen vivir e incluso reside en barrios populares le van más palabras como austeridad o paz.  Pero hay otra derechas intelectuales, mediáticas o eclesiásticas, que suelen hablar de libertad, indisolubilidad, generosidad, racionalización, servicio, gratitud y hasta de amor. Y hay todavía una derecha “de extremo centro” amiga de palabras como  reformismo, modernización o libertad.


En la imagen de archivo, Javier Pagola en 1993.

04 agosto 2015

¿Qué es `La chistera azul´?


Un ensayo sobre el lenguaje de derechas, bajo el sello de B2 Consultores de Comunicación, presentado en la librería pamplonesa Katakrak

Las derechas han conseguido encandilar a millones de españoles conservadores, neoconservadores, ultraconservadores o liberales durante el último siglo. Una parte de este éxito se debe a la magia de 25 palabras. Veinticinco sustantivos que consumidos hasta el abuso nos han terminado consumiendo. Veinticinco vocablos como sacados de una chistera, y que repetidos hasta la saciedad en forma de abracadabra, han favorecido la penetración de una cosmología favorable a una mayor desigualdad económica y a una menor diversidad cultural.


Visita la web y consulta los puntos de venta 

Saber más:

Discernir qué nos cuentan por cómo nos lo cuentan ayuda a comprender mejor los valores de nuestro tiempo. Porque parafraseando al filólogo Victor Klemperer (La lengua del Tercer Reich, editorial Minúscula) o pensamos la lengua o ésta termina pensando por nosotros. Las personas que quieren estar bien informadas, deben tenerlo presente.

Tercer sector y carisma

El Observatorio del Tercer Sector en Cataluña celebró un debate en 2006 sobre la imagen de las ONG desde la política, la empresa y los medios de comunicación. En él la periodista del Periódico de Catalunya Mercé Conesa habló de la necesidad de contar con portavoces “con carisma”: “El tercer sector está lleno de líderes pero cuesta mucho encontrar a gente con carisma. No se trata de buscar líderes perpetuos”, dijo, y puso de ejemplo el movimiento contra la guerra en Irak, “que supo encontrar portavoces acreditados y con feeling con los medios de comunicación”. (Fte: Canal Solidario). 

Hoy 9 años después con Ada Colau al frente del Ajuntament de Barcelona y con Raül Romeva liderando la candidatura soberanista en Catalunya hay que ponerle excepciones a la regla, sin que signifique por ello enmendarla, sino todo lo contrario, reforzar su valor.