05 diciembre 2017

Nacionalismo español y tripartidismo

El sistema decidió dividir el antaño unificado voto de derechas entre PP y Ciudadanos ante la irrupción de Podemos y el independentismo catalán, pero logrando mutar al mismo tiempo el bipartidismo en tripartidismo, cuidando el nicho del PSOE y arrastrando así a Ferraz.

Si el 155 debilita a la estrategia independentista unilateral, a Podemos y en menor medida al PSOE como alternativa nítida, el PP tiene un tres en uno, apremiado además por el nacionalismo de Ciudadanos. La consolidación de un escenario derechizante y regresivo cobra fuerza.

Lo que pase el 21-D en Catalunya determinará el debate sobre la independencia, pero también condicionará el carácter y tipología del Estado ante las pretensiones recentralizadoras de un nacionalismo español fortalecido.

No hay comentarios: